martes, 7 de marzo de 2017

Rosquillas de Naranja



Cuando se acerca la semana santa, siempre recuerdo los dulces tradicionales que se preparaban en casa.

Lo mejor de todo se esa elaboración, eran las reuniónes de familiares y amigos en la casa. Era muy divertido, se repartían el trabajo, unos se encargaban de las rosquillas otros de las magdalenas, los florones, los mantecados, las tortas del día de resureción...
He estado intentando conseguir las recetas, para poder prepararlas y guardarlas en este recetario.
Son recetas sencillas, pero a la vez muy grandes, es la vida, los recuerdos, las tradiciones de un lugar que no deben perderse. Hay que difundirlo para que permanezcan vivas.


Las medidas que pongo, son las que yo puse hasta conseguir  el punto apropiado a la  masa. 

Porque, en la receta original ponía... harina la que admita la masa. en aquellos años, no se pesaban los ingredientes, como ahora.   Las cantidades  de ingredientes, eran mas bnien a ojo. Normalmente estas rosquillas se preparaban en las casas, en la semana santa y se hacían grandes cantidades que se repartían con la familia. 
Se hacían unos cuantos kilos valla, para repartir y para invitar a los amigos y familiares en las meriendas y reuniones que se solían hacer en esta época. 



Como ya os he dicho, a demás de las rosquillas, se hacían magdalenas, retorcidos, tortas y mantecados. Me olvidaba de los florones, esa si esta publicada. Podéis verla aquí. 

Todos estos dulces se tomaban de postre o en las meriendas, que yo recuerde… no se acompañaban con café, no.
Se tomaba con limonada de vino y frutas, con  vino dulce o vino rancio. (Este era para las grandes ocasiones, para las fiestas) 

El caso es, que tengo ya unas cuantas recetas recuperadas, y entre ellas otra más de rosquillas que son una delicia. Se comen como pipas. 
Se conservan perfectamente en una lata o un recipiente hermético durante muchos días, pero no creo que os duren tanto.





 Rosquillas de Naranja


Ingredientes:

300 gr de harina
1 huevo L
60 ml de aceite de oliva
80 gr de azúcar
El zumo de una naranja (85 gr)
Ralladura de la piel de naranja
6 gr de levadura química.
Aceite para freír y azúcar para rebozarlas

Elaboración:

Batimos el huevo junto con el azúcar, hasta conseguir una crema.
Le añadimos el zumo de naranja y la ralladura, mezclamos.
A continuación el aceite de oliva, mezclamos hasta que se integre.
Tamizamos la harina junto con la levadura, se lo añadimos a la mezcla de líquidos.

Mezclamos y amasamos en el bol, con la ayuda de una espátula, hasta que la masa se separe de las paredes y forme bola.

Si la masa quedara floja podemos añadir un poco de harina más. 
Cuando la masa este en su punto. Manejable ni muy blanda, ni tampoco muy consistente. Lo justo para poder formar las rosquillas.

Podéis hacer una bola y hacerle el agujero con los dedos, o bien cortar con corta pastas. O con  un vaso y una boquilla grande como hice yo. 

Unas las di forma a mano y otras las corte, el resultado es prácticamente igual así, que como más os guste, o más fácil os resulte.

Ponemos abundante aceite a calentar, yo lo puse en un cazo para que fuera más profundo, y fui haciendo poco a poco. 

Así pude controlar la temperatura. No es necesario que el aceite este muy caliente, ya que se tostarían muy rápidamente por fuera y se quedarían sin hacer por dentro. 

Al ponerlas en el aceite se irán al fondo, pero luego subirán a la superficie, cuando estén bien doraditas por un lado las volvemos.


Sacamos y ponemos sobre papel de cocina para retirar el exceso de grasa,
Pasamos por azúcar y dejamos enfriar.


Están más ricas si las dejamos reposar un día y las comemos al día siguiente. Ganan mucho en sabor.
Quedan crujientes por fuera y muy esponjosas por dentro.

Con un buen vaso de leche, merienda perfecta para niños y no tan niños.

1 comentario:

  1. nunca las prepare de naranja osea que me apunto la receta.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar