lunes, 1 de junio de 2020

Pan dulce de Plátano





Este pan tipo brioche, con el suave sabor del plátano combinado con los trozos de chocolate, es una delicia.

Excelente par tomar en el desayuno o en la merienda, es fácil de preparar y aguante muy bien durante varios días. Aunque no durará para comprobarlo.
Los cortes que se le dan a la masa, le dan una bonita forma después del horneado a la vez que es muy fácil de partir las tiernas y esponjosas porciones con la mano.



Qué más puedo contar de este pan dulce, solo invitaros a prepararlo para que podáis disfrutar de él.
Lo importante es utilizar un buen plátano de canarias, el que tiene el mejor sabor del mundo. En este paraíso isleño, puede madurar en la planta durante más tiempo, lo que le una dulzura incomparable.

El plátano de Canarias, que es de la variedad Cavendish del género de las musáceas es un alimento con un elevado valor nutritivo, rico en fibra, alto valor energético y su alto nivel de  potasio. 

La fruta desaparece en la masa y si tú no dices que le pusiste, nadie lo apreciara en textura, tan solo el dulce y delicado sabor de su masa a esta deliciosa fruta que tantas cosas buenas nos aporta.






Pan dulce de Plátano

Ingredientes:

350 gr harina
40 gr azúcar
10 gr de levadura fresca o 3 de levadura seca
1 plátano (100gr)
1 huevo L
95 gr de leche
50 gr de mantequilla
10 gr de leche en polvo

Elaboración:

Pelamos y  trituramos el plátano.

Poner todos los ingredientes en el bol de la amasadora, menos la mantequilla.
Una vez integrado, añadimos la mantequilla en trozos pequeños.

Dejar a velocidad media, hasta que se integre, seguir hasta conseguir una masa fina y elástica.

Formar una bola y dejar en un bol engrasado, hasta que doble su volumen.
Volcar sobre la mesa y extender con las manos, formar un rectángulo (puedes ayudarte con el rodillo)

Poner el chocolate por la superficie. Presionar suavemente, enrollar.

Si la masa está muy blanda, dejar por unos 20 minutos en la nevera, para que la mantequilla coja consistencia y sea más fácil de manejar.

Con la ayuda de una espátula o cuchillo hacer cortes, de unos 2 cm. Sin descolocar, poner en un molde, engrasado con mantequilla o forrado con papel vegetal.

Tapar y dejar que doble el volumen.

Calentar el horno a 180º
Pintar con mantequilla fundida, hornear por 17- 20 m hasta que este dorado.
Dejar enfriar antes de desmoldar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario