lunes, 2 de mayo de 2016

Sobre mí:





Hola, Me llamo Isabel.
Muchos me conocéis por las redes sociales y otros personalmente.

Hace ya tres años que empecé con el blog, así un poco como quien no quiere la cosa.
Una tarde en compañía de mi hija mirando por la red, surgió la idea por parte de ella, claro. A mí, no se me hubiera ocurrido.
“Mami porque no haces un blog y compartes tus recetas, a la vez que tendrás un lugar donde tenerlas siempre a mano”
Y sin pensarlo dos veces, en ese mismo instante comenzamos y nació lo que hoy es:

Gotas de Azúcar y Vainilla.

Llegados a este punto después de tres años,  nunca hubiera imaginado esto sin vuestro apoyo, vuestros comentarios.  Sois el alma viva de este Blog.
En estos tres años he aprendido mucho. 
Continuare aprendiendo y compartiéndolo con todos vosotros.

En un principio, el blog se creó para recetas de repostería. Hoy doy un paso adelante. Añadiendo un apartado de  recetas saladas. ( Espero que os gusten) Dedicado a todos los que quieren aprender este arte y olvidarse un poco de las prisas y las comidas rápidas. 
Para que aprendan a disfrutar tanto en las elaboraciones, como degustándolo. Para que no se pierdan, las sobremesas largas en las comidas de los domingos. 
Para que la rutina diaria se convierta en diversión. Con tan solo un ingrediente muy especial ¡¡Con mucho cariño!!

 Las recetas de todos los días, las de casa, las de fiestas o  los días especiales. Las de mi niñez,  las tradicionales, las de otros países…
¡ Las que ofrezco a mis comensales!

Siempre se me dio muy bien los fogones y los pucheros. Confieso que no he hecho ningún curso de cocina. Aunque no lo descarto, si fuera necesario. He aprendido trucos culinarios, en  programas de cocina. Y de los grandes Chef. ( En videos, libros, artículos…) Y de la mejor cocinera, sin lugar a dudas ¡Mi Madre! 

Mi hija, creció viendo a Arguiñano.  Con tan solo 1 año…Si no salía Carlos en la tele. ¡No comía! (Siempre teníamos las cintas de video preparadas a la hora de la comida) Y la que le gustaba la veía y veía. Me sabía el texto de memoria. 

Soy autodidacta, procuro aprender y mejorar tanto en artes culinarios como en otras muchas actividades. (Que ya os iré contando)
De profesión: Arquitecto de Interiores. Y con mucho orgullo lo digo,  profesión a la que debo muchos años de mi vida.  Sin duda, de los mejores. Cuando tuve mi empresa propia.

Aunque siempre la cocina, por una razón u otra, ha ocupado un lugar muy importante en mi vida.
Hace ya muchos años, muchos, pero muchos, que realizo trabajos de repostería creativa. 
Cuando no era fácil encontrar fondant.  Yo lo fabricaba en casa con nubes. 

Tengo mano para la cocina , no sé de donde me viene, porque en mi familia no hay antecedentes cocineros. Aunque si,  muy buenos Hosteleros.  Mi madre cocina muy bien. Y a mi padre, le ofrecieron quedarse de cocinero en el ejército cuando estuvo haciendo el servicio militar. ¡¡Sera que hay algo por ahí escondido, que resurge en mi… Je,je, je!!
Hasta me ofrecieron ser la cocinera de un restaurante (que gracia) cuando era muy joven. Pero en esos momentos, no era algo que entrara en mis planes.

Los mejores recuerdos de mi infancia que tengo…  el tiempo que pasaba con mi abuela materna. Aunque desgraciadamente murió siendo yo pequeña. Jamás olvide su cara, su olor, sus gestos, su mirada profunda y sus palabras. Una mujer sencilla pero muy culta e inteligente para su época. Si hubiera vivido en nuestra época … ¡¡Otro gallo cantaría!!

Me encanta leer, viajar, la fotografía, la pintura, la escultura,  la arquitectura…  muchas otras cuantas más.
Y compartir estas entradas, con todos vosotros, que es una de las aficiones que ahora ocupa, gran parte de mí tiempo libre.
¡Gracias por acompañarme!
¡Os invito a formar parte de esta ventura!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada